Moscú, un antes y un después

Turismo en Rusia

Es imposible visitar en sólo 3 días, Moscú, la capital de Rusia. Ciertamente es una ciudad impresionante, donde se entrelaza la grandeza de sus edificaciones y la exuberancia de sus paisajes. Se encuentra situada al borde del río Moscova, donde posee tres puertos que permiten la conexión entre el océano Atlántico y el océano Glacial Ártico. Entre sus características más llamativas se encuentra con que actualmente es la ciudad más poblada de Europa.

Entre los lugares de esta ciudad que no pueden dejarse de visitar se encuentran los siguientes:

Moscu, la basilica de San BasilioEl Kremlin de Moscú: no es más que un conjunto de edificaciones, tanto civiles como religiosas, que se encuentran en la parte más céntrica de esta ciudad. El Kremlin incluye cuatro palacios y cuatro catedrales que se encuentran en el interior del recinto amurallado. El Kremlin es un poderoso símbolo de dos culturas, la de la Moscovia medieval y la de la Unión Soviética, una mezcla entre austeridad, lujo y elegancia, que no deja indiferente a ningún visitante que hasta ella se acerca.

En la actualidad sólo se encuentra disponible para el turismo una tercera parte de todo el recinto amurallado. Pero no por ser tan pequeño, es de una visita rápida. Son tantas las cosas por ver dentro de estas murallas que seguramente usted deberá emplear alrededor de 2 días para poder disfrutar de cada una de estas maravillas encerradas por los siglos dentro de esas paredes de descomunales tamaños.

Muchos han considerado, a lo largo de los años, al Kremlin, como el museo más grande que posee el mundo entero. Aunque no podemos dejar de lado que esta ciudadela amurallada, funciona también como la vivienda oficial del Presidente de la Federación de Rusia.

Dentro de este recinto de casi tres kilómetros de extensión, el turista puede visitar la catedral de la Asunción, que es uno de los templos más antiguos edificados con piedra blanca, de toda Rusia, construido en el siglo XV; la Catedral de la Anunciación también construida en ese mismo siglo; la Catedral del Arcángel Miguel edificada en el siglo XVI; la Iglesia de los Doce Apóstoles y las Cámaras del Patriarca. Sus cúpulas de color dorado, deslumbran bajo los rayos del sol que bañan aquellas tierras. En los días festivos, no hay espacio en el centro de Moscú, donde no se escuche el repicar de las campanas, invitando a todos a la celebración y festividad que se celebre.

En las plazas y calles, podemos encontrar edificaciones con un estilo medieval, que datan de los siglos XV junto a construcciones modernas, de hace tan sólo algunos años. Mezcla entre un pasado y un presente, que se entrelazan en mieles de historias y anécdotas, de pueblos cuya cultura milenaria embarga a todos los que la visitan.

Justo en el centro del Kremlin, podemos visitar el Campanario de Iván el Grande, una obra exuberante del siglo XVI.
Se puede visitar también el Gran Palacio del Kremlin, el cual es actualmente la residencia oficial del Presidente, semejante a la Casa Blanca en Estados Unidos de América.

Otro lugar para visitar es la Plaza Roja, en la cual es visita casi obligada la Catedral de San Basilio cuya construcción data del siglo XVI y el Mausoleo de Vladimir Ilich Lenin, uno de los principalmente exponentes del pensamiento comunista. Esta Plaza toma el nombre de Roja, no por ser la sede de desfiles comunistas, sino por el color de las edificaciones que la rodean.

Mas imagenes de Moscu

moscu, el rio moscova

moscu, estacion de metro

Leave a Reply